Posted in Menstruación

Copas menstruales

Para mi, el siglo XXI está de enhorabuena, así de claro. La copa menstrual está en auge.

Quizá te sorprenderá saber que la copa menstrual no es ningún invento revolucionario del año 2000, existen datos que sitúan las primeras patentes, muy rudimentarias por supuesto, ya desde el año 1867.

Pero no es hasta el 1930 cuando Leona W. Chalmers presentó la primera patente que llegó a comercializarse, estaba fabricada en caucho vulcanizado.

Parece ser que la patente de Chalmers tuvo una buena acogida y difusión, sin embargo en esa época el Doctor Earle Haas, inventó el tampón higiénico con aplicador, que se comercializó con el nombre de «Tampax». A partir de ese momento siguieron haciéndose patentes hasta que en 1963 la copa menstrual dejó de fabricarse. No era rentable.

Bien es cierto, que las primeras copas, eran demasiado grandes y rígidas, lo que las hacía muy incómodas, si a ésto añadimos el veto cultural en las mujeres a la hora de manipular los genitales y la menstruación, abocó a las primeras copas menstruales a su desaparición. No será ya hasta 1987, cuando de nuevo vuelvan al mercado las ya actuales copas menstruales en dos tamaños, hoy día esas mismas siguen en venta y, por suerte, con la llegada de la silicona médica, tenemos muchas más variedades en el mercado.

Ésta entrada al blog de Rojolima, es muy personal, ya que la escribo desde la investigación y documentación, pero sobre todo desde la experiencia personal. Espero que os guste y os ayude si estáis tratando de acostumbraros a la copa o pensáis comenzar a usarla.

Pero antes de nada: ¿Sabes qué es la copa menstrual?

Te lo digo; es un sistema de recogida del flujo menstrual, con forma de eso, de copa. La mayoría están fabricadas de silicona médica, sin phalatos, el material más seguro al contacto con la piel, con una enorme capacidad, durabilidad, flexibilidad y comodidad.

Sí, lo sabemos, no son productos sencillos de controlar, la mayoría de las mujeres que las ha probado han tardado incluso unos meses en dar con la tecla. Pero de corazón, mensaje directo a aquellas que han desistido en el intento; seguid intentándolo, informáos de las formas de uso, cuando lo hayáis conseguido, ¡¡SOIS LIBRES!! y sois libres por varios motivos;


  1. Porque podéis llevar la copa puesta muchísimas horas, creedme si os digo, que la capacidad de la copa triplica la capacidad de una compresa o de un tampón.

  2. ¿Sabéis el ahorro que supone no volver a comprar productos de higiene femenina nunca más? yo llevo dos años y aun a día de hoy, la rara vez que paso cerca de la sección de éstos productos en el súper, me resulta increíble el ahorrazo que me supone.

  3. STOP RESIDUOS. Tengo dos copas menstruales, y llevo 2 años con ellas. Están nuevas. Me siento orgullosa de llevar dos años ya, sin tirar a la basura mi media personal de compresas, que era de unas 25 compresas mensuales. Imagináos si multiplicamos mi media por el numero de mujeres que estamos en el mundo, ¡¡ waooo!!

Abordaré tres temas que me parecen importantes y para no alargarme demasiado. Tallas de copa y sus variantes, cómo poner y quitarte la copa, y las precauciones que debes tener tanto contigo misma como con tu copa menstrual.

Tallas

Hay cierta diversidad en el mercado actualmente, aunque en general son todas muy parecidas, podrás encontrar variaciones en la forma, el color de la copa y sobre todo en el tirador de la misma, en cuanto a ello, tendrás que ir probando hasta dar con el modelo que te resulte verdaderamente cómodo, yo tengo dos copas porque la primera que me compré era muy rígida y me manchaba continuamente, sin embargo son exactamente iguales, tienen la misma forma y el mismo tirador. Pero para empezar debes saber que hay dos tamaños disponibles, en algunas marcas puedes llegar encontrar quizá tres tamaños, lo que tienes que tener en cuenta es;

TALLA L

Si eres mayor de 25 años, y/o has tenido un parto VAGINAL.

INTIMICHIC COPA MENSTRUAL SILICONA MEDICA L

TALLA S

Si eres menor de 25 años, y/o NO has tenido un parto VAGINAL.

INTIMICHIC COPA MENSTRUAL SILICONA MEDICA S

Cómo ponértela y quitártela

Soy consciente de que aprender a usar la copa fácil lo que se dice fácil, no es. Quiero decir; a ponerte una compresa aprendes casi sobre la misma marcha, lo mismo ocurre con los tampones, en un período aprendes a usarlos, no ocurre igual con la copa menstrual, yo tarde 4 menstruaciones en dar con la tecla, llevo dos años usándola y aún así a veces me la coloco mal, y me mancho. No es un artilugio compatible con la prisa por ejemplo, en contra, es mucho más práctico para hacer cualquier actividad fuera de casa, yo me aseguro que la llevo vacía si voy a salir mucho rato, y me olvido de la regla.

El método de introducción es muy importante, estuve bastante tiempo pensando que no era para mi, hasta que cambié la forma de metérmela, te detallo las formas más comunes.

Dóblala en forma de C: no hace falta introducir la copa doblada, junto con tus dedos y media mano, dios mio, un comentario que oigo mucho es que necesitas una anchura extra en la vagina, ¡noo! puede que no te salga a la primera ni a la segunda, pero no necesitas más que tus dedos pinza para meter el doblez y después empujas, entra sola. Practícalo y verás.

Dóblala con el borde hacia abajo; Exactamente igual que en el caso anterior, la doblas con un poco de reborde hacia abajo, cógela de forma que no se abra e introduce un poquito dentro, ve empujándola con maña, no se abrirá hasta estar dentro, si se abre, vuelve a intentarlo. De verdad, practica y te saldrá, te lo prometo.

Dóblala con forma de 7; Tal y como ves en el gif, la pliegas y la doblas sobre sí misma, introduces la parte más alta y luego la empujas hacia arriba.

Ojo; en cualesquiera de sus modalidades, una vez metida la copa entera, yo siempre introduzco mi dedo índice y la recorro entera, hago la circunferencia completa, de ese modo me aseguro que se ha abierto bien. Si estás estrenando la copa, una vez la tengas puesta, fíjate cuanto rabito sobra, quítatela y corta el exceso, te recomiendo que cortes poco a poco, siempre es mejor quedarse corta que cortar de más, el tirador no debe salir de tu vagina, debes cortar todo lo que sobre, y de hecho, si ves que te es incómoda, corta más. Mis copas casi no tienen tirador, no pasa nada, las quito perfectamente. Si te molesta, corta.

¿Llegó el momento de quitarla? cuando he hablado del tema con otras mujeres que usan o han intentado usar la copa, uno de los momentos más temidos es la extracción de la misma. Éste miedo es por la succión que hace, la copa hace vacío en el interior de tu vagina, por eso es tan efectiva al recoger todo el flujo menstrual, debes saber que hagas lo que hagas, vas a notar la succión, puedes reducir la sensación pellizcando la base de la copa, de forma que se dobla y entra aire, también puedes introducir tu dedo índice hasta llegar al borde, provocando del mismo modo la entrada de aire, pero es cuestión de acostumbrarse, yo no hago ninguna de esas dos cosas, simplemente tiro del rabito de la copa de lado a lado (no tiro de ella recta) muy poquito a poco, lentamente, hasta que la saco.

Precauciones

Contigo misma: Bajo ningún concepto, te pongas, quites o toques la copa menstrual sin lavarte las manos de forma meticulosa. Yo no me seco las manos cuando me la voy a poner o quitar, por dos motivos;

Lo primero y principal, las toallas siempre tienen gérmenes y aunque la acabes de sacar del cajón de las toallas limpias, dejan residuos cuando nos secamos, y lo segundo, con las manos mojadas lubricas al tocarte, la copa se moja y entra o sale mejor. Para mi no es un grave problema salpicarme unas gotillas de agua la ropa o las piernas.

Te preguntarás, ¿y si me tengo que cambiar fuera de casa? aquí te digo lo que yo hago. Nunca salgo si es para echar más de 2 horas, sin vaciar la copa, si se me llena estando fuera y estoy en un lugar de confianza, actúo como en casa, se me han dado muy pocos casos de un llenado completo estando en un restaurante o un centro comercial, es la ventaja de la copa, tiene muchísima capacidad, pero en cualquier caso, en el baño la vacío, si el lavabo está aceptable la enjuago con mucho escrúpulo de que no vaya a entrar en contacto con el grifo ni con nada de alrededor y me la pongo, si no tengo agua a mano la vacío en el inodoro y para adentro de nuevo, vas a llenar las braguitas, si, lleva siempre toallitas a mano cuando estés con la regla, te limpias tus manos y listo. Yo no limpio la copa con la toallita, prefiero llenarme de mi regla las bragas que, que el producto de la toallita pueda irritarme por dentro. Pero eso lo hacen muchas mujeres, es una opción. Recuerda que si vas a limpiar la copa con las toallitas para luego ponértela, deben ser toallitas sin alcohol, recomendable de algodón orgánico y sin perfumes.

Si un apocalipsis te pilla fuera de casa, con la copa llena, sin agua y en las peores condiciones en las que te podrías ver, mánchate y ya está, pero NUNCA NUNCA, te quites ni pongas la copa si no te puedes lavar las manos antes.

Cuida tu copa; la copa se lava y esteriliza siempre al comienzo del periodo tras el mismo, antes de guardarla hasta el mes que viene, por supuesto si es nueva y la vas a estrenar también. Te aconsejo que tengas un saquito de algodón para guardarla siempre que no la estés usando, alargarás su vida y es mucho más higiénico. Hay modelos que ya traen su bolsita como estos:

Ni que decir tiene que en Rojolima, recomendamos la copa menstrual. Tiene múltiples ventajas y muy pocos inconvenientes, aunque como todo, algunos te pueden surgir. Estamos abiertos a cualquier duda o consulta que puedas tener al respecto, estaremos encantadas de ayudarte.

Empiece a escribir y pulse Enter

Carrito