Posted in Cosmética sexualRelatos

¿Qué es la lubricación?

La lubricación es el proceso o técnica empleada para reducir el rozamiento entre dos superficies que se encuentran muy próximas y en movimiento una respecto de la otra, interponiendo para ello una sustancia entre ambas denominada lubricante que ayuda a soportar la presión generada entre las superficies enfrentadas.

Pues muy bien, hemos soltado la parrafada y hasta aquí estamos todos. Entendemos pues que el sexo, a efectos físicos, es una proceso muy mecánico, por lo tanto la lubricación ya sea natural o no, es absolutamente imprescindible, si no quieres arruinar el acto y de paso tu piel.

¿No tienes problemas con la lubricación natural? ¡bien! te recomendamos que uses lubricantes.

¿La lubricación natural no es tu fuerte? Ya sea de forma temporal o permanente, te súper-recomendamos que uses lubricantes.

Pero antes de entrar en la harina, queremos aclarar una cosa y romper un mito. Los lubricantes, no son productos destinados a un fin concreto, por ejemplo sexo anal, ni están indicados a nadie en concreto. El lubricante es un producto ¡maravillooooooso! y muy versátil.

De ahí también, que haya tantas variedades, porque cualquier lubricante no sirve tampoco para cualquier cosa. Pero una cosa debe quedar clara, los lubricantes son eróticos, sensuales, muuuuuy placenteros, son buenos para nuestra piel y unos compañeros sexuales increíbles.

Te decimos los tipos de lubricantes que te vas a encontrar en el mercado:

Lubricante a base de agua

Son los lubricantes más usados en términos generales. Podría decirse que son lo más parecido a la lubricación natural, por lo tanto son muy respetuosos con la piel y sobre todo con la piel de los genitales que es de las más delicadas de nuestro cuerpo. Se diluyen con el agua, así que, si es un lubricante libre de tintes, no manchan nada, y por último decir que los lubricantes en base de agua son muy versátiles ya que nos sirven para el sexo oral, vaginal y/o anal, para los juguetes sexuales y condones, sea cual sea su material, o pasa darnos un masaje por capricho.

Lubricante a base de silicona

Se caracterizan principalmente por una cosa, son mucho más deeeeensos que los acuosos, con lo cual son ideales para el sexo anal ya que además son súper duraderos. Pero claro, por otro lado no se diluyen con el agua con lo cual dos cosas; 1. debes lavarlos con jabón y 2. cuidado con las manchas en la tela.

Lubricantes especiales

Donde podemos encontrar productos muy variados, desde lubricantes con sabores, estimulantes con efecto frío/calor, o efectos como el hormigueo y específicos para sexo anal; de lubricación o de relajación. En lo que ha lubricantes «temáticos» se refiere hay todo un mundo a explorar, te dejamos unos de nuestros favoritos que son los comestibles, pero te aconsejamos hagas un tour para descubrirlos todos.

Aceites y cremas

Por último os hablamos de los aceites y cremas, son lubricantes indicados para dar masajes por toooooooodo el cuerpo. En este tipo de productos tenemos todo un mundo de aromaterapia y sensaciones, en cuanto a lo que aceites se refiere, en Rojolima no es que los recomendemos, es que los «mega-recomendamos», no hay nada más erótico que dar un buen masaje por todo el cuerpo a tu pareja o a ti mism@ como preliminar al sexo. Ten en cuenta que el aceite mancha, así que cuidadín con la lencería, sábanas o con el sofá… ya tú sabes…. y disfrútalo a tope, tanto si lo recibes como si lo das.

Con las cremas pasa un poco lo mismo, aunque la crema se absorbe muchísimo más que el aceite, necesitarás más cantidad, sin embargo las cremas ofrecen opciones muy atractivas, por ejemplo, las hay intensificadoras del placer, también las hay vigorizantes, las hay especialmente indicadas para la masturbación, y un largo etcétera. Llegados a éste punto si que nos gustaría hacerte una recomendación; no uses en los genitales aceites y/o cremas que no están especialmente indicados para ello, el aceite para masaje puede llevar perfumes e ingredientes que pueden alterar el Ph de la piel y podrías llegar a tener irritaciones, a cada cosa, lo que le corresponde.

En definitiva, sacamos la conclusión de que los lubricantes sean como sean y para lo que sean, son muy eróticos y sensuales, no hay nada más bonito que disfrutar de nuestro cuerpo, somos un órgano sexual desde el principio hasta el fin de éste así que….

!siéntelo!

Empiece a escribir y pulse Enter

Carrito